El mal ejemplo. Microrrelato real reciente.

El mal ejemplo.


Siempre Eduardo conformó con Alicia una pareja caracterizada por las discusiones, peleas y actitudes agresivas, que cada día iban en aumento considerable.

A esta situación se sumaba otro factor, que era que ambos eran de la costumbre de consumir bebidas alcohólicas todos los fines de semana, y aunque comenzaban de manera armoniosa los viernes por la tarde, ya el sábado empezaban las discordias y reclamos por algunas expresiones de la noche anterior.

Aun así, llegaban a la cordialidad de nuevo, y ya alas 3 de la tarde se sentaban que, si a jugar barajas o dominó, porque los vecinos los conocían, y era seguro que en nada bueno terminarían esas diversiones.

Muchas veces tenía Alicia que llamar a la policía, para que se llevaran preso a Eduardo quien la agredía y hasta le había ocasionado algunas heridas en el cuerpo. Pero era tanta la sinvergüenzura, que ella misma iba el lunes en la mañana a suplicarle al comisario, que lo liberara.

A los 4 años de seguir esa relación, les nació Carolina, una linda bebecita que, en principio logró que redujeran las parrandas, y solo de mes a mes lo hacían, de manera moderada.

Pero ya a sus 8 años, fue copiando el modelo negativo de la convivencia de sus padres, que de nuevo habían resuelto reanudar su fiesta.

La niña se ligó mucho a un profesor de educación musical, quien la enseñó a tocar guitarra, y como tenía muy buena y bella voz, la llevaba a diferentes actos culturales. En su interrelación, el profesor aconsejaba a Eduardo y a Alicia, para que dejaran de exhibirle malos ejemplos a la niña.

Una vez le dijo el profesor a Eduardo:

—Mire, señor Eduardo, me parece que ustedes deberían cambiar porque están sirviendo de ejemplo a una muchacha que entra a una edad complicada.

Pero ellos, en su mundo, no le prestaron atención a lo que les decía constantemente el bien intencionado docente.

Y sucedió lo que el profesor temía. La niña empezó a actuar igual que ellos, y se metía en las discusiones. En medio de los problemas, se separaron, y la muchachita quedó con la madre.

Cuando la niña visitaba al papá, se consternaban los vecinos, con los insultos que le daba la muchacha al padre.

La chica se enamoró, y se olvidó de guitarra y de canto. Y a los 13 años quedó encinta. Una vida que pudo ser brillante, se había transformado en un verdadero desastre.

Ya, cuando no había remedio, y Eduardo no sabía que su hija había quedado embarazada, se dirigió al profesor, pero era demasiado tarde pues, el mismo profesor le dio la información de que iba a ser abuelo.

Eduardo lloró amargamente, y Alicia se fue a vivir con otro hombre con más vicios que él mismo.

Este cuento es la vivencia real ocurrida hace apenas unos días, y así mismo la traje.

Bendiciones de Dios para todos.

Lilian, sus lindas isoras… y algo más.

Lilian, sus lindas isoras… y algo más.


Ayer le dispensé a Lilian Torres una visita, después de casi un año de no ir a su casa, y lo viajé allá para hacerle llegar un medicamento, que conseguí en mi ciudad San Juan de los Morros, luego de que ella se enteró de que en una conocida farmacia lo estaban expendiendo.

Pero a la verdad, que esa medicina dura muy poco, debido a los bajos precios, en relación como la venden los famosos bachaqueros.

Haciendo una breve referencia, Lilian es una docente jubilada, quien fungiera de subdirectora de la escuela Julián Mellado, institución ubicada en El Sombrero, municipio Mellado, del estado Guárico, y siempre me pedía poemas o canciones para los alumnos que los iban a representar en festivales folclóricos, culturales y musicales. Y siempre triunfábamos.

La escuela Julián Mellado queda a menos de 80 metros de la casa de Lilian. Y es una de las de mayor tradición en todo el estado Guárico, y en cuanto a las isoras, de veras que las había visto anteriormente, pero no sabía cómo identificarlas por el nombre, y llegué a pensar que su nombre era Ixora, pues así era el nombre de una líder política de hace más de 25 años. Ixora Rojas, para mayor precisión. Esplendorosas Ixora y la isora.

Con el tiempo le escribí poemas a ella misma, y no he dejado de hacerlo, a lo largo de más de 2 décadas. Y nos ligamos sentimentalmente aunque de manera esporádica.

Es Lilian una amante de la poesía tradicional, y la subyuga una copla, una décima o una octavilla. Y cada vez que se me ocurre o me inspira, le hago su poema, con todas las de la ley. Le he dedicado no menos de 80 inspiraciones.

En su jardín hay flores muy bellas, pero esta vez quise hacer un post dedicado, más que todo, a unas flores llamadas isoras, con las que aparezco en 3 de las 5 gráficas presentes.

Curiosamente, son 3 variedades que se encuentran en su solar, y por supuesto, que se parecen muchísimo, pero no son iguales. Los colores son de 3 diferentes tonalidades. Y están sumamente próximas entre sí.

Su jardín es amplio, y consta de 2 ubicaciones, pero esta vez la concentración obligó, por el interés de las isoras. Hasta una canción pueden inspirar estas lindas isoras.

No perdí la ocasión de cantarle a Lilian entre el isoral que me cautivó.

Pienso volver a estar entre esas isoras dentro de breve tiempo de nuevo, pero por un tiempo más prolongado, porque esta vez fue una visita relámpago.

Espero que disfruten de este post de isoras y del buen efecto ambiente de sol. Que Dios les siga bendiciendo cada día.

Y cierro con estas fotografías.

Fanatismo y delicadeza en nuestro béisbol.

Fanatismo y delicadeza en nuestro béisbol.


El fanatismo es un estado de ánimo de una persona, y que es propensa a obcecarse ante situaciones que ocasionan exaltación, ante resultados adversos.

En Venezuela existe una rivalidad muy destacada en la que hay 2 equipos de béisbol profesional de marcadas trayectorias, y cada vez que se enfrentan, despiertan un interés increíblemente exclusivo, y tanto es así que en épocas brillantes de nuestro deporte favorito, aun estando ambos eliminados, lograban abarrotar la entrada.

Sin embargo, hay casos en que hay fanáticos que les encanta burlarse de los demás, cuando pierde su equipo, pero cuando sucede al revés, se ponen furiosos, y ha habido casos en que ha estado a punto de irse a los puños, algo que ha pasado.

Los medios para esta especie de bullying han venido evolucionando, y del teléfono se ha avanzado hasta las redes sociales, que resultan veloces vehículos para esa tomadera de pelo.

Es tanta la dedicación a esta actividad, que existen personas que al perder su equipo, son capaces de no dormir durante la noche, y es debido a que la frustración y la tristeza de la derrota no lo dejan en paz, por lo cual se ha recomendado a través de especialistas en la materia, disminuir esta clase de juego.

Las apuestas han llevado a pérdidas hasta de casas y carros, y ya es una situación más delicada.

En lo particular, en las redes sociales, cada día utilizo mensajes para bromear, pero sé aceptar cómo se ríen cuando pierde mi equipo los Leones del Caracas, pero el aditamento es mayor, cuando la derrota es ante los Navegantes del Magallanes. Todo lo hace la confianza con el respeto.

Mención aparte merece una pareja de amigos, ella es caraquista, y él es magallanero. Sucede que cuando se enfrentan los 2 equipos, uno de esa pareja se disgusta, esa noche duermen en camas separadas.

El fanatismo y la delicadeza deberían ser más entendidos y moderados, pues cada día origina problemas si no se actúa a tiempo para evitar hasta una desgracia.

Que Dios les bendiga cada día.

Veloz paseo mental por la historia.

Veloz paseo mental por la historia.


Hoy me paseé mentalmente por la historia, y en verdad que quedé maravillado de haber estimulado mi cabeza para encontrarme con tantos personajes ilustres de la historia.

Empecé por Jesucristo, y entre parábolas me fue aclarando la vida, la realidad del corazón y la salvación del alma, algo que hace tiempo he venido analizando en mis soledades.

Al rato hice que confluyeran don Quijote y Cristóbal Colón, a quienes entrevisté , y el primero me habló del arrojo que hay que tener para enfrentarse a cualquier situación que nos pretenda doblegar, en tanto Colón me habló de la forma de tratar a la gente, en sus distintas formas de ser.

También me hallé con varias féminas como María Curic, Juana de Arco, Frida Kahlo y Ana Bolena, todas en el mismo instante.

A Napoleón Bonaparte le pedí que me enseñara estrategias para conquistar tantas metas que me han sido esquivas a lo largo de la existencia, y casi siempre termino en la derrota y el desánimo.

Pasé un momento muy grato con Beethoven, quien de manera espontánea reunió varios músicos de su época, y tocó lo más granado de su amplio repertorio.

Más adelante, el encuentro fue con un personaje más reciente: Cassius Clay, el más grande boxeador de toda la historia, y me habló de que sus luchas no eran solo en el cuadrilátero, sino también cuando lograba expresarse ante el mundo a través de declaraciones a la prensa.

Llegué al tiempo actual, y comprobé que no valía la pena entrevistarme con ningún personaje.

Abrí los ojos, y volví a la realidad.

Que Dios les bendiga a todos.

Tú me haces lo más feliz. Décimas.

TÚ ME HACES LO MÁS FELIZ.


Nunca sabré describir
lo feliz que tú me has hecho
porque palpita mi pecho
con el más dulce latir.
Es que tú me haces sentir
de un modo maravilloso
en que encuentro mucho gozo
y voy tan enamorado,
que siempre estoy motivado
por tu amor esplendoroso.

Soy feliz como jamás
he sido en esta existencia,
pero es vital tu presencia
para serlo siempre más.
En mi corazón estás
como en forma de latido
y un minuto de tu olvido
traduce siglos enteros
que entristecen mis senderos
y en pena estoy sumergido.

Ay, amor, siempre mantente
todo el tiempo aquí a mi lado
y este amor ilusionado
haz que en ti se halle presente.
Ven a ayudar a mi mente
a que no haga tanto esfuerzo
de suponer tu universo
cuando estás lejos de mí,
y, ven, permanece aquí
motivando cada verso.

Soy tan feliz, mi princesa,
que tú eres la propia lluvia,
la luna serena y rubia
y la luz de mi cabeza.
Cuando la mañana empieza
a brillar en el cariz,
no existe ningún matiz
como tu rostro bonito,
y por eso te repito
que tú me haces muy feliz.

¿Qué comemos hoy domingo? Pabellón criollo, mi amigo. Poema culinario.

¿Qué comemos hoy domingo?
¡Pabellón criollo, mi amigo!



Hoy domingo la comida
será un buen pabellón criollo,
y ensalada de repollo
será en la mesa servida.

Arroz blanco a la medida
lleva cebolla y ají,
y se comienza es así
para hacer el pabellón.

Amigo, a continuación
para este menú tú anotas
que son negras caraotas
con aliño sustancioso.

En un pabellón sabroso
se usa la carne mechada,
sin grasa y aderezada
mediante mayor sazón.

La arepa blanca en acción
entra como complemento
y el plátano suculento
se encarga de la tajada.

Ya se halla la suerte echada
para el rico pabellón
y al final, con emoción
se le anexa la ensalada.

El promiscuo engañado. Microrrelato.

El promiscuo engañado.


En la vida me he encontrado con hombres de los que les dicen mujeriegos, y siempre están pendientes es de toparse con una nueva aventura amorosa, que conduzca al encuentro corporal para el disfrute.


Pero lo que sí he notado, es que estos hombres se la pasan procurando el amor de toda cuanta mujer les agrade, y sin reparar en si son casadas, se lanzan a la consecución del placer. Ellos les echan los perros a cualesquiera damas que les muestren hasta una pequeña simpatía, pero son seres sumamente delicados y celosos con la pareja que tienen.


Se consideran machotes, y dondequiera que van, alardean de que sus parejas siempre les han sido y serán fieles, pese a la deslealtad de ellos, que son capaces hasta de dejar hijos regados, a los que, con absoluta irresponsabilidad, desconocen y niegan a toda costa.


En una ocasión andaba con uno de estos amigos, y le dieron la mala noticia de que su esposa se había ido con otro a una aventura amorosa, y nunca he visto un orgullo de hombre tan herido como ese.


Se daba de zapatazos contra el piso, se sacudía la cabeza con las manos, y no le encontraba explicación a aquel acto que le había llegado a lo desconocido de su sensibilidad.


El hombre buscó al que le había hecho aquella maldad, y cuando lo encontró, su malestar fue mayor y, aun así, lo que hizo fue ponerse a analizar y reflexionar. El otro hombre le dijo:


—Me contenta que te sientas así, porque tú hiciste que mi esposa me fuera infiel, y desde ese momento me propuse que mi orgullo tenía que ser reivindicado. Nuestra unión se acabó por culpa tuya, y de ella, y ahora vas a tener la ocasión de probar el sabor amargo de la traición.


Sin nada más que decir, volteó, y oyó cuando el revólver caía de la inerte mano del hombre.


Pero de nada servía, y ahora estaba ante la disyuntiva de aceptar a una mujer que tal vez sintió su deseo de probarse como fémina, pues de seguro se sentía que no complacía a un hombre, que vivía constantemente el amor en otras fuentes.


Por eso comprobé que los hombres más celosos con su pareja son los más promiscuos e infieles.


Es la cruel historia de un infiel engañado.

El trato de Adrianita. Microrrelato real.

El trato de Adrianita.


Allá por el año 2004 conocí a una maestra de 21 años, de nombre Adriana, una linda muchacha blanca, que trabajaba en una escuela privada, y entramos en comunicación porque ella quería que su escuela participara en un festival muy resonante de esos tiempos, como era el Festival Infantil Folclórico La Puerta del Llano, y necesitaba un poema.

Me explicó qué características debía llevar ese poema, ser criollo, alegre, rítmico y popular, y a los pocos días hice Glosa de Florentino, que declamó su alumno Eduardo Sierra, de 8 años, obtuvo el segundo lugar.

Desde entonces se estrecharon mis lazos de amistad con Adrianita, y nos escribíamos mensajes por celular, y casi todos los días andábamos juntos por el centro, y realizábamos cualquier diligencia que se nos presentara.

Yo tenía 50 años entonces, y ella 21, pero se convirtió en una especie de consejera para mí, al punto que cuando me metía en un botiquín, ella me escribía que no estaba actuando correctamente.

Lo que más me llamaba la atención era la graciosa manera como se dirigía a mí a través de sus mensajes:

—Mira, mi loco, ¿por dónde te metes?

Yo, cuando leía un mensaje así, soltaba las carcajadas, y duraba minutos porque lo leía y lo releía. Era algo atípico lo que sucedía. Tanta confianza y cariño. A mí me encantaba que me tratara de esa manera porque, al fin y al cabo, era algo que me hacía equiparar, si no en edad, por lo menos, en estado de ánimo con ella.

También:

—Mira, mi loco, ¿por dónde andas? ¿Dónde nos vemos hoy?

Adrianita se convirtió en una amiga excepcional para mí, y le encantaban mis poemas. Ella también consiguió como profesora de la famosa Misión Ribas que funcionaba en la noche en la escuela Eduardo Méndez, y a veces yo iba con la guitarra a cantar en su sección, más que todo, si había un cumpleañero ese día.

Muy poco duramos de comunicación, y dejamos de vernos durante varios años, hasta hace unos 4 cuando nos contactamos por facebook. Se casó, y tiene un niñito de unos 5 o 6 años.

De vez en cuando le escribo al privado, cosas así:

—¿No me vas a preguntar?: Mira, mi loco, ¿por dónde te metes?

Además de eso, le recuerdo otras expresiones que me escribía, y que eran del mismo toque de esa. Y se ríe.

Que Dios bendiga a Adrianita cada día de la vida.

¡¡¡Como mi llano no hay dos!!! Décimas.

¡¡¡Como mi llano no hay dos!!!


Pueden gritar que en el mundo
hay fabulosos lugares,
pero diré en mis cantares
la verdad en un segundo.
Mi llano verde y fecundo
entre el sorgo y el arroz
es grata obra de Dios
hecha con el mayor cuido
y al ser así bendecido,
¡¡¡como mi llano no hay dos!!!

No hay como beber guayoyo
a las tres de la mañana,
y a mi copla soberana
la luna le brinda apoyo.
Cuando amanece, el arroyo
me da el agua fresca y clara
con que me limpio la cara,
y con mi cuatro sonoro
doy la tonada al decoro
que me ofrece la tapara,

Únicamente hay un llano
de azulejo, de turpial,
de morichal, de corral,
de vaca y de burro cano.
Aquí el ganado orejano
se pasa para otro hato,
y con respeto y acato
es devuelto al propio dueño,
y después llega al ordeño
a turnar con el carato.

Solamente en mi llanura
tú castras una colmena
y con la totuma llena
la llenas de la miel pura.
En la llanera espesura
el cachicamo transita
mientras el cielo recita
un surtidor aguacero
que al lirio blanco mayero
pule el traje de levita.

Cuando me encuentro muy lejos
de mi llano tan querido,
mi corazón mal herido
pierde todos los reflejos.
El potro me da consejos
de que he de volver a él
para sentir el tropel
de las bestias más cerreras
que con violentas carreras
hacen salvaje vergel.

Siempre me place la vida
en el llano libre y fiero
pues fue lo que vi primero
de mi mundo en bienvenida.
Cuando está reverdecida
la sabana voy en pos
de un encuentro sin adiós,
y por lo tanto aseguro
que en presente y en futuro
¡¡¡como mi llano no hay dos!!!

Hoy es día del músico.

Día del músico.


Hoy, 22 de noviembre, se celebra el día internacional del músico, una de las condiciones o cualidades más hermosas que ha dado Dios a cualquier ser humano.

Entender y entenderse con un instrumento musical es un hecho maravilloso, extraordinario y de llamativo privilegio pues es esa parte en que coinciden espíritu, mente, corazón y cuerpo, para expresar lo más vivo de la existencia.

El músico, por excelencia y por naturaleza, es una persona de altísima sensibilidad, y capaz de llegar al alma y el corazón de las demás personas, y exhibe un aspecto de placidez aun cando haya algunos de temperamento complicado, como en diversos casos que me he topado.

Hoy, día del músico, me llena de orgullo tomar y tocar mi cuatro o mi guitarra, y poder alegrar a mucha gente con mis canciones, algunas propias.

De igual forma, hoy asistiré a un acto en el Centro Cultural Simón Bolívar, de San Juan de los Morros, donde se rendirá homenaje a varios músicos de la región, y estaré en la selecta lista.

A Dios las gracias por este privilegio.

Felicitaciones a los músicos de @steemit.