Mis notas del idioma. Número 70.

Has y Haz.

Los errores ortográficos  llegan a crear una costumbre o vicio en su uso, al punto de hacer una práctica rutinaria, que no da ocasión de corregir.

La nota del idioma para hoy  trata de conjugaciones pertenecientes a dos verbos muy diferentes, pero de mucho parecido fonético, es decir, de pronunciación.

 

1.- HAS:

Es la conjugación del verbo HABER para segunda persona del número singular, de modo indicativo, y en tiempo presente.

Se emplea, por lo general, antes de un verbo en participio, y también cuando es DE la preposición que le sucede.

 

Ejemplos:

.- Tú HAS bebido mucho jugo de limón hoy.

.- Hoy HAS DE traer el informe correspondiente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

2.- HAZ.

Es la conjugación del verbo HACER en modo imperativo de segunda persona para el número singular.

Es muy fácil apreciar la diferencia en la aplicación, y solo hay que prestar un poco de cuidado, y practicar un poco cada forma con atención.

Ha sido la nota del idioma para hoy. Dios les dé una bendición deliciosa, que únicamente Él  puede otorgar.

 

Amor imaginado. Poema.

Amor imaginado.

Me haces verte en el techo
con tu rostro moreno,
dulce, lindo y sereno
y esos ojos chinitos.

Acaricia tu voz
como rumor sutil
y mirada gentil
da destellos bonitos.

Aquí yo te imagino
impregnando mi frente
de cariño excelente
y de amor exquisito.

Ay amor que te ansío,
cerca, cerca de mí
para quererte así
con gozos infinitos.

Tal vez nunca suceda
que te pueda tener,
pero todo un querer
con alma te recito.

Tan solo una mirada
y una palabra dulce
quiero que a mí te impulse
y es lo que necesito.

 

Horizonte mañanero Poema.

Horizonte mañanero.

Hoy me paro frente al mar
en un amanecer claro,
sintiendo la luz de un faro
que me empieza a iluminar.

Siento mucha paz llegar
que en el corazón se fija
mientras mi alma se cobija
de optimismo y esperanza.

La tierna ilusión remansa
lo que mi fe había perdido,
y doy a mi Dios querido
gracias ser tan feliz.

Adquiere lindo cariz
la rosa de los jardines,
y escucho como violines
en un concierto en el monte.

Se ha pintado el horizonte
de hermosas tonalidades
y el cielo con sus bondades
resplandece en mi alegría.

Gracias por el nuevo día
doy de todo corazón,
y hoy habrá mucha emoción
floreando en la vida mía.

Sol de ayer. Soneto clásico

La vi tan clara, linda, y cristalina
que me trasladó a tiempos del ayer
de fresca, blanca y límpida mujer,
y en su mirada la brisa marina.

La miré silenciosa, así divina,
que hasta sentí un exótico placer
de soñar con tenerla hasta saber
que es la misma de ayer de luz tan fina.

Color de sol, mirada tan hermosa
que hace tener en la mente una rosa,
y en el corazón propio el embeleso.

Mirándola seguí pausadamente,
y cruzó por mi sangre ese torrente
de querer darle el más ferviente beso.