Tu paz. Reflexiones poéticas.

Tu paz.

Como si tuvieras los brillos del sol, empiezas a iluminar en mi existencia cuando apenas despierto, y me llega tu imagen con esa serenidad y agrado, que me hace sentir una especial sensación.

Sé que más tarde te voy a ver. Pero al pensar en ti, adelanto la vivencia de encontrar en ese par de pozos de tu rostro, la mansedumbre que necesita el alma, para también experimentar un estado anímico de bienestar y dicha.

Tú, con esa cara llena de luz, alegría y entusiasmo tomas de los campos el verdor que impregna el reloj con sus giros de sublime embeleso.

Júbilo mañanero. Rosa bella que brillas, perfumas y aparentas una viva llama de felicidad que se enciende en unas pupilas que irradian cariño, ingenuidad y propensión al optimismo, que tanto se necesita en estos momentos y en esta situación.

Tus palabras surgidas de una voz con cierta estridencia, no le quitan dulzura ni reflejan la aparente agresividad de naturales impulsos sonoros, lo que quiere decir que no es un pentagrama dulcemente melodizado, pero sí cargado de naturales notas.

Y es algo que me induce y conduce concluir que la paz no solo es mansedumbre y quietud, sino el efecto emanado de una persona que transmite una rústica confianza en la satisfacción.

El sol y tu forma de ser han hecho amanecer un nuevo día de paz, de positivas expectativas y de una fe que me asegura que este día va a ser un éxito total.

Y… cuando te vea, voy a ver la corona de la cristalización de la realidad porque, además, serás como la pequeña barca cruzando el lago con su cargamento de simpatía y mucho amor.

Muy buenos días, y bendiciones de Dios para todos.

Amores en lejanos tiempos. Microrrelato real.

Este juego fotográfico fue tomado del perfil de facebook de Mará José Carrllo, una nieta de Juanta Ascanio).

Amor en lejanos tiempos.

En el llano las costumbres siempre se han manifestado en su tiempo correspondiente, pero no sé si llamar moda, a ciertas usanzas o hechos relacionados con situaciones acontecidas, y que tienen que ver el folclore de las regiones.

A continuación voy a referir un pasaje de la vida real, que aconteció en mi pueblo natal Las Mercedes del Llano del estado Guárico, Venezuela, y en el que se vieron envueltos varios hombres quienes se disputaban la preferencia de una dama que les atraía por igual. Tal vez fue en 1952.

Eran 4 caballeros quienes estaban dispuestos a llegar hasta el final de las consecuencias, por conquistar a una muchacha delgada, de buen porte y de familia reconocida.

Se trataba de Juanita Ascanio, y poseía unos registros sumamente agudos en la voz al momento de hablar, pero no eso lo que importa para esta anécdota, que la oí allá por 1970 contada por el victorioso guerrero. Lucía un par de pequeños trofeos azules en el rostro.

Los 4 hombres se esmeraban en atenciones por Juanita, y le hacían constantes regalos, pero Juanita no se decidía pues todos ellos eran muy cordiales y amables ni tampoco eran rivales de discutir ni pelear, salvo en una ocasión cuando uno de ellos retó a Venancio Carrillo, quien a la postre se anotó el triunfo del amor de Juanita.

En el llano había riñas en las que los contendores peleaban con la cabeza, y Venancio provocó a Cliofe, por lo que, de inmediato comenzó el pleito.

Iban parejos, pero entonces a Venancio se le ocurrió darle con la cabeza a Cliofe, mas con tan mala suerte, que este se apartó, y Venancio dio de lleno a un tambor de agua, y quedó en el piso. El mismo rival lo llevó al dispensario, donde lo trataron, sin encontrarle daños ni fracturas.

Eso no le gustó a Juanita, quien prohibió que se estuvieran peleando entre ellos, y fue así com a la msma Juanita se le ocurrió una brillante idea: que ella se casaría con el caballero que lograra construirle una casa más rápidamente.

El empeño entre los 4 fue grande de verdad, pero fue Venancio el que hizo una bonita casa de bahareque, la cual pintó con cal rosada y avestina. Y ella, para cumplir su palabra, a los 15 días se casó con Venancio.

Venanco, según decía mi mamá Cecilia, era primo de ella, y así nos hizo llamarle desde cuando nos visitaron las primeraas veces a San Juan de los Morros en 1967.

Y luego que pasaron los años, al hallarme con Venancio en la calle, yo le pedía que me contara cómo fueron los hechos, y de inmediato los contaba de manera idéntica siempre.

Venancio murió en la década de 1990, y doña Juanita, hace apenas unos 3 años.

Bendiciones de Dios para todos.

Canto a todas las mujeres del mundo. Reflexiones.

Canto a todas las mujeres del mundo.

Hoy quiero manifestar con todas las fuerzas internas del corazón, a un ser humano que se merece todos los elogios del mundo, y la mayor bendición de nuestro Creador, y hacerles llegar un espontáneo reconocimiento, por el modo en que se conducen por las veredas de la vida.

Hay mujeres que, por su clase, merecen un título especial, que no se obtiene en casa de estudio aprobando un pensum de materias, lo cual no tiene nada de negativo, pero ese título sería concedido a la mujer que se esmera por alcanzar lauros en el devenir del tiempo.

Un saludo a esas mujeres aguerridas de tierras distantes, como Namibia o Tunka, en África, como Laos o Sri Lanka, en Asia, como Australia en Oceanía, como Polonia y Francia en Europa, como Paraguay o Venezuela en América, y a las mujeres de La Antártida.

Colores, facciones, tamaños, idiomas, profesiones, oficios y apariencias se funden en una sola razón, que es la de ser mujer en todo el mundo.

En este día me siento muy contento de poder felicitar a la mujer, y pedirle a Dios que las bendiga y favorezca a todas.

Anclado en el pasado. Microrrelato original.

Anclado en el pasado.

Con 54 años, Alberto no tiene edad aún, para dedicarse a vivir de los recuerdos que se atesoran en la existencia, para saborearlos con la evocación que proporciona ese estado de extático, y que representa una corona invisible para ser rey en el tiempo.

Pero Alberto se siente acabado, destruido y ha abandonado la carrera por la vida para luchar y conseguir objetivos, propósitos y éxitos, propios de un hombre en los años de la perfecta madurez.

En los últimos 7 meses, Alberto se ha confinado a sí mismo a un encierro, a pesar de tener familiares y amistades que nunca le abandonan.

Algunos piensan que está en la prefase del Mal de Alzheimer, pero al ser llevado a los médicos y profesionales especialistas, el resultado da negativo, y manifiestan que, es todo lo contrario, que está en plenas facultades.

Alberto se introduce en su cuarto a escuchar canciones que estuvieron pegadas, y que hacían el deleite del público musical de su época, y lo que guarda son recuerdos de amores que vivió, incluyendo a su esposa.

Últimamente Alberto ha perdido la cabeza, y se la pasa haciéndoles cariño a los vestidos que quedaron de Alicia su esposa, que emigró a Ecuador hace unos meses, y ya no ha sabido más de ella.

Alicia nunca quiso en realidad a Alberto, y más de una discusión tuvieron por motivos de celos.

Cuando le preguntan si se siente triste por la partida de Alicia, él se altera, como queriendo mostrar enojo e indiferencia por ese hecho. pero esa es la realidad oculta de Alberto. Se pone nervioso.

No se sabe qué irá a suceder con Alberto, pero de seguir así, es de temerse un suicidio. Ya no se divierte, ya no juega dominó con los amigos, y ni siquiera asiste a las reuniones donde él era el epicentro para la organización y disfrute.

Si Alicia regresa, tal vez Alberto vuelva a ser el mismo hombre divertido y alegre de siempre.

Que Dios nos bendiga a todos cada día.

20 años del «Quinteto Amor».


Gráfica tomada por Wendy Cordero, madre de Wendis, integrante del quinteto. 3-3-2000.

20 años del Quinteto Amor.

Siempre me ha atraído y agradado la formación de pequeñas agrupaciones de canto infantiles, y han sido muchas las satisfacciones, incluso a nivel de preescolar, pues han obtenido éxitos continuos donde se presentan.

El 3 de marzo de 2000, me desempañaba como docente de educación musical en la escuela bolivariana Eduardo Méndez, donde les daba clases a los alumnos de primera etapa, es decir, de primer a tercer grado aunque para la integración del quinteto, incorporé de cualquier grado. Ese día nació el Quinteto Amor.

Este quinteto se mantuvo hasta el 2012, y al salir de sexto grado, entraban las sustituciones, y formaron parte, en total, más de 25 alumnos.

Entre tantos de ellos, recuerdo a Wendis Sotomayor, Okira Villanes, Jesús Méndez, unas morochas de nombres Betsy y Anorkis, Génesis Hernández, las hermanitas Karla y Candimar Serja,l y Alexis Amundarain.

Eran invitados a varios municipios del país, y como las carreteras estaban en muy mal estado, teníamos que arrancar en un transporte rústico a as 4 am, y retornábamos a las 8 pm, con la cabeza marrón y la ropa inmunda, debido al polvero recogido en la travesía.

Entre esos pueblos lejanos estaban Cazorla, Santa María de Ipire y El Sombrero. Pero la alegría y la felicidad de ser aplaudidos en cualquier sitio, nos animaba, y nunca desechamos ninguna invitación.

De este quinteto surgió un artista llamado Alexis Amundarain, quien en el año 2002 obtuvo el primer lugar en un festival infantil de nuestra región Puerta del llano con una canción de mi autoría **Guárico, una canción que tenía tonada, pasaje y pajarillo.

Al concluir el sexto grado, su familia se mudó a Carúpano, estado Sucre, donde cambió de estilo, y se dedicó a la proyección juvenil, y ha llegado a ser muy admirado, y hasta tiene un club de fans.

Está próximo a grabar nuevos temas, y le pido a Dios que le dé muchos éxitos porque clase, tiene.

(Favor, abrir el enlace de canción de Alexis, en comentarios).

Lalnerita de mi vida. Décimas criollas. Originales.

Llanerita de mi vida.

Bella flor de la sabana,
ornada por el encanto,
Dios te brindó bello manto
desde la misma mañana.
Tienes la piel tan lozana
como rosa del estero
y eres el canto primero
que recibes de la copla
en suave brisa que sopla
por tu cuerpo lisonjero.

Llanerita, hay una ofrenda
de décimas este día
y alegras la rima mía
de inspiración estupenda.
Ya no hay quien no se sorprenda
por tu belleza notable
porque eres incomparable
en tu majestuosidad
y de la felicidad
eres realidad palpable.

Montada sobre un potrillo
te miras más atrayente,
y el sol más resplandeciente
te regala su amarillo.
Aparece un pajarillo
con trino y revoloteo
y entre deseo y deseo
el cuatro también se afina
con su cuerda cantarina,
y te siente cual trofeo.

Llanerita, llanerita,
reina de la simpatía,
recibe esta poesía
fresca, suave y exquisita.
Sabes que eres tan bonita
y respiras pura paz,
que embelleces más y más,
y a lo largo de la historia
expresará la memoria
que así por siempre serás.

Mi abuea Lionza. (Recuerdos).

Mi abuela Lionza. (Recuerdos).

Su nombre era Leoncia Bolívar y, pese a contar con 93 años, tenía una fortaleza y resistencia que no concatenaban con los 46 kilos de peso, y ya después que leí e libro «Don Quijote de La mancha», hice la asociación a la versión femenina del famoso hidalgo. Rodaba la década de 1960.

Le decíamos Lionza, para evitar que la lengua se nos enredara al pronunciar su nombre.

Mi abuela Lionza era flaca, de agudas facciones y de hombros encogidos, pero todos los muchachos del pueblo nos desvivíamos por que ella nos incluyera entre quienes la iban a acompañar en la misión de ir a la cacería de cachicamos a campos sin cuido, y en los que se hallaban animales que servían de alimentación.

Además de cachicamos, había rabipelados y mapurites, pero a abuela Lionza no le gustaban pues decía que eran muy hediondos, y aseguraba que quien los comía adquiría esa fetidez en el sudor.

Abuela Lionza nos llevaba a disfrutar en la laguna de Pedro Carpio, la cual quedaba apartada, y la mayoría prefería la la laguna del pueblo aunque abundaban los babos, que eran pequeños caimanes, y cuya mordida arrancaba tajos de carne, y había que bañarse con sumo cuidado.

Mi abuelita querida nos llevaba al cerro La Morrocoya, donde vivía su hija Ana Rafaila, casada con Dionicio. Por cierto, muchas veces recuerdo los ojos verdes de esa tía, que parecían tomar el color de las plumas de los pericos. Me gustaban las catalinas marrones en la vidriera de la bodega que tenía en ese cerro.

En otras ocasiones nos íbamos los domingos a pasar el día al otro lado del cerro, donde había un fresco y cristalino morichal donde también aplacábamos la sed.

Mi abuela Lionza nunca nos perdía de vista, y todos obedecíamos sus órdenes y sugerencias, por lo cual nunca hubo problemas al salir con ella, pues estábamos advertidos de que si cometíamos una fata grave o notoria, no saldríamos más con ella.

Pero uno de los días más tristes de mi vida fue cuando ocurrió el fallecimiento de mi abuela Lionza, a los 103 años.

La vida es de Dios, y solo Él sabe interpretar este confuso e incierto mundo, pero en mi corazón se mantiene incólume aquella imagen enjuta, pero de firme mandato e inquebrantable autoridad.

Hace más de 40 años que no me bajo ni al cerro La Morrocoya ni a la casa que queda enfrente, y donde vivía mi tía Ana Rafaila. Y bajo la luvia, parecía una húmeda e inmensa cobija plateada.

Pero tengo pensado ir un día cualquiera, y sentarme cerca de ese morichal a conversar con el recuerdo de mi abuela Lionza.

Noche romántica en El Playón de Ocumare de la Costa. Poema.

Noche romántica ene El Playón de Ocumare de la Costa.

Llegamos a las seis, ya por la tarde,
y después de un buen baño en El Playón,
esperamos la luna con su alarde
y nos paseamos por el malecón.

Nos fuimos rápido a la habitación
a buscar la guitarra pues querías
escuchar tu romántica canción,
y también otras bellas melodías.

Muy pegaditos en todas las vías
nos fuimos caminando por la orilla,
y tú de cualquier chiste te reías
y esos instantes fueron maravilla.

Nos abrazamos en forma sencilla
rodando así por la cálida arena,
y bajo tenue luz de una bombilla
nuevamente besé tu faz serena.

A la posada acogedora y buena
nos fuimos con los brillos de los broches
acompañando a aquella luna llena
y juntos nos dijimos: ¡Buenas noches!

3 de marzo 2020, 34 años himno de preescolar.

3 de marzo, 34 años himno de preescolar.

El 3 de marzo de este año conforma una fecha de complacencia, satisfacción y orgullo para mí pues se cumplen 34 años de haber compuesto el himno de preescolar, que se canta en todos los estados de Venezuela.

El suceso se debió a que en la década de 1980 cobró auge la educación preescolar en Venezuela y, como era el único docente hombre y, además músico, me fue sugerida la idea de crear un himno alusivo a bebés de esa etapa, a lo que accedí de inmediato, y en menos de 24 horas fue escrito y musicalizado.

Las educadoras Miriam de Rodríguez, Zoila Ruiz Camero y Zoraida de Álvarez quedaron fascinadas, y me encomendaron la misión de enseñarlo en los preescolares.

Debo confesar que lo hice solo para que fuese cantado en nuestro municipio Roscio, pero a los pocos años, se proyectó por todo el estado Guárico, para finalmente propagarse a nivel nacional.

No puedo ocultar una incontenible emoción cuando, al llegar a cualquier preescolar de mi estado, lo primero que hacen las maestras es pedirles a sus niños:

—A ver, niñitos, cántenle el himno de preescolar al profesor Landis, a ver si lo conoce.

¡Qué felicidad tan grande! Se lo agradezco a Dios con el alma y el corazón.

Felices primeros 34 años.

He aquí la letra:

Himno del preescolar.

Coro.
Llegamos los niños
desde preescolar
con mucho cariño
queriendo cantar.
I
Caritas risueñas,
más bellas que el sol,
sonrisas pequeñas
y llenas de amor.

II
Somos pequeñitos
de tamaño así
que hasta tucusitos
nos pueden decir.

III
Maestras preciosas
tenemos aquí
que son como rosas
de lindo jardín.

Lamento de emigración. Poema.

Lamento de emigración.

¡Qué lindo el mundo sería
estando siempre contigo!

De seguro que las horas
llevaran alegre ritmo
y marcharíamos muy juntos
por veredas y caminos
cantando siempre al amor
canciones y gratos himnos.

En verdad no faltaría
en tu mirada de olivos
el verdor del campo fértil
y la brisa de los pinos.

Al llegar la noche sueño
con tus dentes cristalinos
que son espejos de cuadros
de rectángulos muy finos
en los que mi ansia se duerme
y desmaya mi suspiro!

Todo bonito sería,
pero malo es que te has ido
a otro país donde yo
estoy de ir impedido,
y por eso es que deseo
que te encontraras conmigo.

Es amarga la existencia
que ha separado el destino:
tú marchando por un rumbo,
y yo por otro distinto,
esperando que un milagro
llegue en modo repentino.

Fuimos buen tiempo felices
con nuestros bellos motivos,
pendiente el uno del otro
pero el mundo cruel ha sido,
y nos dejó el corazón
totalmente adolorido.

No sé si volveré a verte
aunque es lo que más ansío,
pero en mi soledad triste
a cada instante me digo:

¡Qué indo el mundo sería
estando siempre contigo!