Huamor Poema original.

Huamor.

(HUAMOR es palabra de la invención de @lecumberre, para definir la combinación de lo chistoso con lo afectivo, el humor con la verdad, y la seriedad con el entusiasmo). Así dejo de usar la frase de nuestro querido y recordado poeta Aquiles Nazoa, de HUMOR Y AMOR.

Huamor

Ya me estoy preparando
para que tus amigas
se burlen al mirarme
cruzando las esquinas,
porque al mirarte joven,
bella, fresca y bonita,
al verme viejo y feo
se morirán de risa,
y ya sus carcajadas
las escucho, querida.

Sé que esa es la razón
por la que no te alistas
a aceptar mi querer
aunque a veces te crispas,
y quisieras andar
conmigo pegadita,
pero estoy convencido
de la realidad frita:
que te da mucha pena
en la noche y el día
que nos vean abrazados
y griten con malicia:

¿¡Qué haces con ese viejo
que ni dientes rechina!?
¿Es que te has vuelto loca
o ciega y sin retina,
habiendo tantos hombres
a quienes les fascinas?

Por eso yo comprendo
que tú no te decidas
porque, a decir verdad
hasta yo me reiría
de ver a un viejo así
con tan hermosa chica.


71 años de decreto del araguaney como árbol nacional.

71 años decretado el araguaney como árbol nacional.

Hoy, 29 de mayo, se cumplen 71 años del decreto que asigna al araguaney como árbol nacional.

Bella escogencia es el araguaney como árbol nacional, pues siempre los poetas le dedican sus ricas y variadas metáforas, y lo asocian con oro en flores, amarillo del rey, estrella vegetal, rubio sol, y tantas construcciones literarias más, que describen esta maravilla de Dios.

El araguaney, por lo general, mide de 6 a 8 metros de altura aunque se pueden conseguir más pequeños, o más altos, y su tallo es bastante delgado, lo que lo hace ser muy estilizado, y de regia finura. Su amarillo en flores reluce de febrero a abril.

Una belleza impresionante es el suelo adornado de flores de araguaney, y hay que aclarar que es uno de los pocos árboles que quedan libres de hojas, para cubrirse de flores.

En la escuela, cuando me desempeñé como docente de educación musical, estaba en el programa la enseñanza del lindo himno del araguaney. La letra es de Gilberto Picón, y la música corresponde a Guido Olmeto. Bellos momentos vividos como docente de escuelas de preescolar y de primaria.

A Dios las gracias por el deleite de esta hermosura natural. ¡

Desfile por el muelle. Poema.

Te miré por el muelle caminando
con tu traje de baño y tu sombrero
bajo un sol que quemaba tu sendero,
y tu piel tan bonita iba bronceando.

Mi mirada en tu cuerpo tomó mando
y el éxtasis volvióse todo entero
al ver tu vientre liso -un verdadero
espectáculo en ese muelle andando-

En silencio busqué pluma y papel
y más que emocionado con aquel
movimiento, supuse mil asuntos.

Y así callado y lleno de alegría
estampé sin reservas ese día
por tu bello desfile ¡¡¡los cien puntos!!!

Desfile por el muelle. Soneto.

Te miré por el muelle caminando
con tu traje de baño y tu sombrero
bajo un sol que quemaba tu sendero,
y tu piel tan bonita iba bronceando.

Mi mirada en tu cuerpo tomó mando
y el éxtasis volvióse todo entero
al ver tu vientre liso -un verdadero
espectáculo en ese muelle andando-

En silencio busqué pluma y papel
y más que emocionado con aquel
movimiento supuse mil asuntos.

Y así callado y lleno de alegría
estampé sin reservas ese día
por tu bello desfile ¡¡¡los cien puntos!!!

Pimpina. (Personaje popular de mi tierra).

Venezuela es un país de diversas características durante toda su historia, y uno de esos elementos lo conforman los personajes populares que, en un pequeño número, alegran o dan vida a las calles, o a  la misma población. Dato demográfico que, tal vez, no haya sido tomado en consideración por los estudiosos o especialistas.

 

Hoy empieza la sección «PERSONAJES POPULARES DE MI TIERRA», y es «Pimpina» a quien corresponde iniciarla.

 

Pimpina era un hombre muy gordo, y amante de todo lo que se denominara alimento o comida. Algunos lo tildaban de loco, o escaso de cerebro, pero tuve un tiempo, desde principios de la década de 1980, en contacto con él, y vivía solo en un sector naciente, de nombre Parcelamiento Junín, donde también residía mi hermano Juan Celestino con su familia, y era una comunidad muy unida. Era un empedernido sembrador de matas, y diversos residentes le decían «el ecologista», palabra que nunca entendió, pero que aceptaba callado, y medio orgulloso.

 

El nombre de Pimpina era Celso Celestino Palacios, y tenía otros familiares, también gordos, en el sector La Morera. Pimpina fue uno de los primeros trabajadores del aseo urbano en nuestra ciudad, y lo recuerdo con su escoba, su pala y su bolsa realizando sus labores cotidianas.

 

Pero el domingo era fijo que tendría una comida especial, que consistía en unos  3 o 4 metros de chinchurria, teretere, chorizo, carnita asada, granos, bollitos de chicharrón, y lo que se le antojara. Algunas veces mandaba una bandeja a alguna de las familias. Se emparrandaba, y como era un cerro donde vivía, varias veces vi cómo vecinos lo ayudaban a subir, debido a su enorme peso, y a su dificultad para ascender a su casa en esas condiciones.

Lo que sí tenía Pimpina, era ese toque inocentón e ingenuo del hombre que nunca deja de ser muchacho, y se ponía a discutir «a pico y pata» con quien fuera que se metiera con él.

 

En el parcelamiento, Pimpina tenía árboles que había sembrado él mismo, pues decía que la sombra era muy importante para la vida. Y esa sombra la empleaba para sacar su mesa. y sentarse a comer sus delicias culinarias.

 

En 1989 le escribí el poema «Pimpina», que lamentablemente, no quedó ni siquiera un par de estrofas, pero se me ocurre reconstruirlo, y traerlo, Dios mediante un día a Steemit.

 

Pimpina murió «de repente» y , de seguro, no llegaba a los 50 años, pero se especulaba que había sido por el mal de Chagas aunque otros decían que era el exceso de colesterol en las comidas pues, poco tiempo antes disfrutaba de aparente buena salud, pero dejó unas vivencias que siempre lo hacen tener en el corazón y la mente de los habitantes de aquel entonces.

Y siempre Pimpina, el muchacho comelón, tendrá memoria en nuestras vidas.

 

 

Nostalgia nocturna.

Nostalgia nocturna.

Llega la noche y aquí
estoy recordando tiempos
de cuando ibas a dormir
y te daba mucho sueño,
y a mí me daba ternura
al titilar tus luceros,
y comenzaba a echarte aire
en los soplos del cabello
mientras tocaba tu frente
y te contaba algún cuento
porque eras como una niña
a la que estaba durmiendo.

Me ponía a mirar tu cara
-un cuadro de amor repleto-
con una mueca de agrado
que animaba mi silencio,
buscando que nadie nunca
produjera movimientos
que pudieran perturbar
las calles de ese universo.

Me quedaba contemplando
tus lunares siempre quieto,
y me hallaba muy dichoso
de tanto estarte queriendo.

Pero hoy ya no estás conmigo,
y tan solo tu recuerdo
llega con lamentaciones
que rebotan en el techo,
y sin embargo, una grata
brisa le llega a mi pecho
con una imaginación
que le da clama a mi anhelo
hasta que también, mi amor,
despacio me voy durmiendo
con ansias de que en la noche
pueda tenerte en mi sueño.

Y en la distancia y ausencia,
resignado yo me quedo,
y cuando cierro los ojos
yo te imagino de nuevo,
y ya apagando la luz
te musito que te quiero
con una frase postrera:
«Muy buenas noches, mi cielo».

 

El carrito de ideas.

El carrito de ideas.

Esta es la portada del poemario infantil cuya autoría me pertenece, y fue editado por el editorial «El perro y la rana» en el año 2007. El diseño corresponde a la maestra Verónica Zambrano.

Lo que más me complace es que fueron 100 poemas, todos inspirados en la naturaleza de mi corazón, algo que siempre he agradecido a Dios.

Es un libro del que después fueron seleccionadas 33 piezas  con hermosas y traviesas ilustraciones, y a nivel nacional, se encuentra en bibliotecas destinadas a la atención infantil.

De esos 100 poemas, traigo uno.

El juego del escondido.

…………………………………..

Jugaban los animales

el juego del escondido,

eran pocos loslugares

porque ese bosque había ardido.

 

Fue difícil encontrar

a nuestra movida ardilla

porque se logró ocultar

detrás de una carretilla.

 

El mosquito se metió

por un pequeño agujero

que logró abrir el zancudo

en un viejo mosquitero.

 

Al que hallaron fácilmente,

a pesar de ser su amiga,

fue al gordo y fuerte elefante

que se escondió tras la hormiga.

 

Hoy se cumplen 12 años de esa primera edición.

 

 

 

Mis notas del idioma. Número 70.

Has y Haz.

Los errores ortográficos  llegan a crear una costumbre o vicio en su uso, al punto de hacer una práctica rutinaria, que no da ocasión de corregir.

La nota del idioma para hoy  trata de conjugaciones pertenecientes a dos verbos muy diferentes, pero de mucho parecido fonético, es decir, de pronunciación.

 

1.- HAS:

Es la conjugación del verbo HABER para segunda persona del número singular, de modo indicativo, y en tiempo presente.

Se emplea, por lo general, antes de un verbo en participio, y también cuando es DE la preposición que le sucede.

 

Ejemplos:

.- Tú HAS bebido mucho jugo de limón hoy.

.- Hoy HAS DE traer el informe correspondiente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

2.- HAZ.

Es la conjugación del verbo HACER en modo imperativo de segunda persona para el número singular.

Es muy fácil apreciar la diferencia en la aplicación, y solo hay que prestar un poco de cuidado, y practicar un poco cada forma con atención.

Ha sido la nota del idioma para hoy. Dios les dé una bendición deliciosa, que únicamente Él  puede otorgar.

 

Amor imaginado. Poema.

Amor imaginado.

Me haces verte en el techo
con tu rostro moreno,
dulce, lindo y sereno
y esos ojos chinitos.

Acaricia tu voz
como rumor sutil
y mirada gentil
da destellos bonitos.

Aquí yo te imagino
impregnando mi frente
de cariño excelente
y de amor exquisito.

Ay amor que te ansío,
cerca, cerca de mí
para quererte así
con gozos infinitos.

Tal vez nunca suceda
que te pueda tener,
pero todo un querer
con alma te recito.

Tan solo una mirada
y una palabra dulce
quiero que a mí te impulse
y es lo que necesito.