Vista a tu rosaleda. Poema.

Vista a tu rosaleda.

Habrás de preguntarte cómo el tiempo pasar
yo conquisté tu amor sin que te dieras cuenta,
al punto que tus ojos solo pueden brillar
dos estrellas alegres de una mujer contenta.

Siempre he estado pendiente de hasta el menor detalle
que a ti como mujer te complace escuchar
y siempre espero verte cuando voy por la calle
para con emoción y afecto saludarte.

No ha sido nada fácil por cuestiones de edad
y de ser responsable ante tu compromiso
pero ha sido el destino con su casualidad
que nos ha hecho querernos y sin pedir permiso.

Joven, gentil, amable, con porte de princesa,
me das con tu mirada la luz de una esperanza
y me aturde la idea de que tanta belleza
pueda pertenecerme como atrevida andanza.

¿Seguirá este amorío en el tiempo que queda
o se marchitará como una débil flor?
Giro la vista atrás y al ver tu rosaleda
sé que no durará tanto este extraño amor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *