La lección de Madelene Rosemary. Microrrelato.

La lección de Madeleine Rosemary.


Desde su juventud, siempre se creyó que la vejez y los problemas de salud nunca la iban a afectar, pues estimaba que era invulnerable ante cualquier situación, o enfermedad, por lo que cuando veía a alguien en silla de ruedas o con un bastón, se iba al otro lado de la acera.

Igualmente, como era de una belleza y hermosura impresionantes, no aceptaba sino que la cortejaran hombres guapos o adinerados, o en su defecto, de resaltante posición social y económica, Asistía a reuniones sociales y solo trataba con gente profesional o de recursos, y no dejaba que se le acercase ningún mendigo ni persona maltratada por el infortunio.

Así era Madeleine Rosemary, quien provenía de una familia acaudalada, y que le complacía todos los caprichos y necesidades que tuviera porque era hija única. Por cierto, se había titulado en odontología, y aunque tenía un consultorio dotado de todos los modernismos, no ejercía, y les daba oportunidad a otras que se habían graduado con ella.

Y, como la vida es impredecible, unos años más tarde, Madeleine Rosemary comenzó a vivir experiencias que le llegaban de manera negativa. Su mamá sufrió un accidente, y tuvo que precisar de una silla de ruedas, y era ella quien tenía que trasladarla cuando estaba libre, porque el padre entró en quiebra de sus empresas, y ella misma tuvo que ocuparse de su consultorio desde las 8 hasta las 12, y desde las 2 hasta las 6.

Le estaban sucediendo todas las cosas que pensó que nunca podría experimentar, por tratarse de Madeleine Rosemary.

El papá se enfermó, y tuvo que ayudarse con un bastón para caminar, y así empeoraba el panorama de la muchacha, que empezó a notar y a sentir en carne propia lo que produce un desaire o np ser tomado en cuenta por los demás, y sobre todo, por esas amistades con las que siempre se codeó a lo grande.

¡Qué mala suerte o coincidencias, estaban aconteciendo en la vida de la mujer que se forjó un mundo en el que no habría debilidades! Sus ojos se abrían como inmensurables barrancos llenos de fatalidades y de negativas proyecciones.

Ambos padres murieron, y ella quedó sola, y empezó también a asimilar los embates de la crisis del país, y como n o contaba ya con qué darle mantenimiento a su local, tuvo que marcharse a otro país, para lo cual debió vender todo lo que le quedaba de herencia.

Allá se vio en dificultades, pero logró adquirir dominios en su especialidad, y a los 7 meses se relacionó muy bien, y montó un consultorio muy llamativo, y se estableció definitivamente.

Lo que sí aprendió Madeleine Rosemary fue la lección de vida, y ahora ayudaba a las personas, sin importarle la enfermedad o impedimento físico que padecieran. Y sus amistades ya no eran de alta posición, sino la gente de pueblo.

Bendiciones de Dios para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *