Música, ajedrez y teatro. Reflexiones.

La música, el ajedrez y el teatro.

A lo largo de la existencia, he cultivado diversas disciplinas del vivir, que son muchas, y para llegarles y experimentarlas la vida no da tiempo para hacerlo, y he seleccionado 3, como las más difíciles para el ser humano que, de manera breve, trataré en este post.

Para estas disciplinas, me parece que el talento es primordial y esencial. Muchos son quienes se inician en ellas, pero muy pocos logran siquiera continuar, y más aún, terminar hasta donde la existencia misma lo permita.

Si no se siente amor por la música, el ajedrez y el teatro, indudablemente, que se estará arando en el mar, aunque existe la opción de tomarse como actividades de complemento y de solaz o entretenimiento.

.- LA MÚSICA.

La música está ligada a todos los seres humanos, y es lo que relaja, entretiene y agrada. En este particular, cabe mencionar el canto y la ejecución instrumental.

Para el canto pareciera básico requisito el tener una excelente voz, que es algo muy importante, pero en los tiempos actuales hay muchos cantantes que se han visto beneficiados por los avances tecnológicos, los cuales hacen que se proyecte una grabación de alta calidad.

En relación con la ejecución instrumental, en este caso, se nota el dominio que ejerce un artista sobre un instrumento como, por ejemplo, una guitarra o un arpa, que no sonarán igual en las manos de cualquiera. Es como el timbre de las manos lo que hace distinguir al ejecutor .

He con conocido muchísimas situaciones en las que los padres hacen gastos y se esmeran en que su hijo sea un músico de alta calidad, pero se estrellan cuando comprueban que este ¡no tiene talento para la música! Sin embargo, no es impedimento para que un joven roque se desenvuelva con su guitarra o su arpa.

Hay que distinguir entre un tocador y un músico porque se puede sacar melodías y, también, ejecutarlas con soltura. Un músico tiene una exquisita memoria que muchas veces sorprende. Nada más escuchar una canción de cierta dificultad, por primera vez, y montarla con un par de ensayos, y retenerla días después, dice mucho de las cualidades naturales de un músico.

Tocador es cualquier ejecutante instrumental que, por el solo hecho de darle a una melodía, extrae música, pero músico es quien domina a cabalidad, embellece, y decora cada arpegio y cada compás.

AJEDREZ.

El ajedrez es otra disciplina exigente en cuanto al propósito de obtener un producto óptimo, y para ello se requiere de talento, dedicación, disciplina y amor.

Desde joven he estado activo en este campo, y he comprobado lo difícil que es incursionar en este campo, más aún cuando empecé a practicar muy tarde, a los 18 años porque se trata de un juego-ciencia que pone en acción la mente y el cuerpo de manera simultánea.

Hace unos días me puse a jugar unas partidas con un maestro nacional de ajedrez, de nombre Hilson Bustamante, el mejor que ha tenido Guárico, y me asestó 3 derrotas, que me hicieron cavilar y reflexionar cuando llegué a casa.

No me costó convencerme de la realidad. Es maestro nacional, debido a su talento, disciplina, estudio, práctica y amor.

La semana pasada empecé a darle clases de ajedrez a un grupo de niños, 3 para comenzar, y vi 2 niñas muy despiertas y entusiasta, una de 6 años y la otra de 7. Les vi esa inquietud, y en Dios espero hacer un buen trabajo con ellas, y quienes se vayan sumando.

Pero el ajedrez es demasiado exigente y estricto. Hay que dedicar más de 8 horas diarias, y aprenderse de memoria más de 30 jugadas de parte y parte (60 en total) no es para cualquier humano. Y debe ser con constancia.

En apariencia, es un juego hermoso y salvaje, sencillo y complicado, indiferente y grandioso, frío y febril.

.- TEATRO.

El teatro es la tercera disciplina a la que hago referencia. Pese a que todos cada día hacemos teatro con el solo estar en la vida, se necesita talento para llevar a las tablas las obras que se nos presentan.

El teatro escolar ha sido el campo que más he desarrollado, y a pesar de ser niños, hay que contar con talento, potencia en la voz, dominio de las escenas y decisión de trabajo.

El teatro tiene una parte adicional, que es que para optimizarlo, hay que contar con buenos profesores y facilitadores.
He visto muchos talentos que, por no tener buenos asesores, se han perdido.

El teatro se lleva en el corazón, y quien sabe vivir la vida, sabe expresarse en el teatro.

Es todo lo relacionado con esta publicación, y espero que hayan leído con atención estas opiniones basadas en la vida personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *