Marionetas de la vida. Poema.

Marionetas de la vida.

Vivimos un mundo cruel,
de envidia, maldad y hiel
en el que nadie es sincero.

Pero hay cuerdas en el cuello
o puyas en el cabello
con un dominio certero.

Creemos hacer lo bueno
cuando en verdad un veneno
inyectamos a nuestra alma.

Importa es lo personal
sin detallar que algún mal
nuestros intentos enjalma.

No podemos detener
la ruta para correr
de una manera perdida.

Nos domina el egoísmo,
y somos en un abismo
marionetas de la vida.

Alegres lucen las caras
mientras redondas taparas
obnubilan los sentidos.

En realidad son amargas
las verdades, y muy largas
para trechos reducidos.

A obra de la hipocresía
nuestros pasos llevan vía.
y levantamos la voz.

Luego un arrepentimiento
llega tarde en el momento
porque hemos perdido a Dios.

Pero si prosigue la vida
en teatro convertida
por gente sin corazón.

Y buscando el acomodo
mudo decimos en todo:
¡Que comience la función!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *