Adulterio. Poema.

Adulterio.

¿Sabes lo que es adulterio?
Le pregunté a él ese día
y aunque yo le hablaba en serio,
se reía… se reía.

Así son todos los seres
que cometen tal pecado
pues solo buscan placeres,
y de Dios se han olvidado.

Me inquirió entonces a mí
con rostro desdibujado:
¿pero es posible que a ti
algo así no te ha pasado?

Callé porque recordé
que adulteré varias veces
aunque después enmendé
las faltas aunque con creces.

Pero le expliqué que el ser
es propenso a actuar así
y que no puede ni ver
debido a su frenesí.

Le transmití mi mensaje
entre pena y complacencia
porque después del pasaje
me remordió la conciencia.

No se puede corregir
la falta que uno comete
porque es ejemplo a seguir
para que al otro se rete.

A partir de ese momento
me aparté de la aventura
con un arrepentimiento
de la más firme textura.

Volví a buscar al muchacho
para ver qué me decía,
y como estaba borracho
se reía… se reía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *