Intento de visitar a mi madre en el cementerio. 7-8-2019.

Intento de visitar a mi madre en el cementerio.

Mi madre Cecilia murió el 11 de abril de 2004, y como no creo en salvaciones del alma después que la persona muere, nunca acudí al cementerio a visitarla, y tampoco a poner flores en su tumba.

Pero hoy sentí unas ganas irresistibles de llegarme hasta donde se hallan sus restos físicos, pero por más que busqué, no pude localizarla.

Quería sentir de cerca ese algo que quedó de ella, y sentarme una hora a reflexionar, a pensar en la vida, y a que me llegara ese ánimo achispado que siempre exhibía y manifestaba.

Pero no perdí mi tiempo porque, caminando lentamente , y en medio de la soledad reinante, me inundaron sus bellas evocaciones, que si pórtate bien, hijo, que si Dios te aclare la mente para ese examen de historia de Venezuela, o que si hazme la pasta de dedales con ensalada de atún enlatado, y tantas remembranzas, me hicieron tenerla presente de nuevo.

No percibí la decepción por no haberla encontrado y, más bien, a medida que buscaba, iba hilando los pensamientos que iba a tener cuando estuviera próximo a su tumba.

Andando y andando, me vi en la decisión de retornar por la misma entrada aunque estaba intrincado el camino por la enorme presencia de tumbas en un camposanto a punto de colapsar.

Y emprendí el regreso a casa, muy lleno del optimismo que siempre ella profesaba, y también concluí que la cremación es un socio del olvido. Y, en otra ocasión iré con certeza de dónde se encuentran los restos de Cecilia.

Paz a su alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *