Me miré en el espejo. Poema.

Me miré en el espejo.

Después de varias veces
abusar de lo ajeno,
sentí en el corazón
un cruel remordimiento
y cuando llegué al baño
me miré en el espejo
y me volví yo ese hombre
a quien le hacía eso.

Con el puño cerrado
y reclamante gesto
golpeé con amargura
e imaginé al momento
a la pareja mía
con ese hombre en el hecho,
y me salí en carrera
lleno de desespero.

Luego la llamé a ella
para el caso concreto
de no traicionar más
a dos seres honestos
que a partir de ese instante
recobraron respeto
y volví a ser el mismo
que miré en el espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *