Glosa de la agüita.

Glosa de la agüita.

De la noche a la mañana
se me ha ido tu querer:
agüita que se derrama
no se puede recoger.
(Anónimo popular).

Aquí me he quedado solo
por tú haberme abandonado
aunque muy desesperado
te busco de polo a polo.
Tu pecho duro de rolo
motivaba toda gana
por el monte y la sabana
y sucedió cosa mala
pues te fuiste de mi escala
DE LA NOCHE A LA MAÑANA.

Era la dicha mayor
tener tus ojos divinos
que con brillos cristalinos
me daban todo claror.
Tú no sabes el dolor
que me acabas de traer
pues era feliz ayer
con tu cariño presente,
pero hoy mismo, y de repente
SE ME HA IDO TU QUERER.

La sonrisa de tu boca
me dibujaba un paisaje
del más adorable encaje,
que me acuerdo y me provoca.
Pero ahora a mí me toca
recuperar esa llama
que mi pecho tanto ama
aunque al mirar los despojos,
brotan en mis tristones ojos
AGÜITA QUE SE DERRAMA.

Vuelve pronto, vida mía,
vuelve a calmar esta pena
porque entre mis llantos suena
toda la melancolía.
Afortunado vivía
y después al pretender
tu amor volver a tener,
cuando procuro el intento,
por más que haga movimiento,
NO SE PUEDE RECOGER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *