El tiempo y su estela. Poema.

El tiempo y su estela.

Yo pienso en el tiempo como va pasando,
sin una indulgencia de cada segundo
mientras en silencio sigue destrozando
lo que de nosotros es ya moribundo..

Se va erosionado la terrestre capa
con vientos que soplan en arrase inmundo,
y hasta se marchita finísima tapa
que cubre botellas de brillo errabundo.

Canas y calvicies es lo que nos deja
en ese camino de andar gemebundo
mientras deteriora la oreja y la ceja
con paso indolente, duro y furibundo.

Ni cuenta nos damos del correr impío
que nos ocasiona daño tan profundo
cuando la esperanza es un seco río
cuyo caudal nunca dará algo fecundo.

Solo Dios querido nos mantiene en pie,
al que le pedimos de modo rotundo
que siempre nos dote de una férrea fe
hasta el paraíso de un eterno mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *