Glosa de «Cerecita».

Cerecita de mi monte,
frutica sabrosa y pura,
acidito de mi cielo
y de la tierra dulzura.
(Luis Mariano Rivera).

I
Con tus delgaditas ramas,
pequeñas y atravesadas
y un poquito delicadas,
cerecita tú te llamas.
Tú les gustas a las damas
sin ningún tipo de apronte
y sin medir horizonte
entre gustos y cariño,
también le agradas al niño,
CERECITA DE MI MONTE.

II
El poeta Luis Mariano
vertió en ti su inspiración,
y te plasmó en su canción
exhibiéndote en su mano.
Y Gualberto muy ufano
te entonó con su finura
para que en la sabrosura
supieras a dulce y a ácido,
pero en un paladar plácido,
FRUTICA SABROSA Y PURA.

III
¿Me regalas tu semilla
para plantarla en mi tierra,
en el estero, en la sierra,
en el palacio y la villa?
Eres una maravilla
cuando te atrapo en el vuelo,
y casi nunca te pelo
cuando te voy a agarrar
y poderte saborear,
ACIDITO DE MI CIELO.

IV
Puedo hacer dulce contigo
para el grato paladar,
y te puedo almibarar
quedando mejor que el higo.
Con entusiasmo te digo
que Dios te dio la premura
de ser una gran ricura
en el monte para ser
divinura del placer,
Y DE LA TIERRA DULZURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *