Glosa del «Alma llanera».

LUCERO DE LA MAÑANA,
PRÉSTAME TU CLARIDAD
PARA ALUMBRARLE LOS PASOS
A MI AMANTE QUE SE VA.

Mi amor se debe marchar
por un camino de pena,
con obstáculos de arena
y dolor al caminar.
Siento impulsos de llorar,
y es lo que me da más gana
mientras de mi pecho emana
como el soplo de un olvido
y acompañarla te pido,
LUCERO DE LA MAÑANA.

Ya no oirá más al carrao
con su canto tan bonito
ni mirará lo exquisito
de la punta de ganao.
Me quedo aquí enamorao,
triste y sin felicidad
y a Dios le imploro piedad
por el amor que yo quiero,
y tú, precioso lucero,
PRÉSTAME TU CLARIDAD.

El alba ya está llegando
para traerme su adiós
de un abanico veloz
que pronto me irá matando.
El temor va presionando
aunque se va de mis brazos
pues tendré tan solo ocasos
y en la esperanza una cruz,
y al lucero pido luz
PARA ALUMBRARLE LOS PASOS.

Mi querencia siempre es monte,
potro, flor de araguaney,
laguna, rancho, caney
perro, botalón, sinsonte.
Al ver el triste horizonte
el pecho penando está,
y una angustia a mí me da
y vuelvo a ver lo que quiero,
pidiendo luz al lucero
A MI AMANTE QUE SE VA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *