Destacada

Dos rosas claras. Soneto.

Dos rosas claras, de sol y de brisa

que tienen el blancor a flor de piel,

una es linda, su nombre bello es Luisa,

y otra bonita y tierna, y es Haniel.

Madre e hija que tienen la sonrisa

más dulce que de la arica la miel,

poseen de la rosa gracia lisa,

y el aspecto más terso del vergel.

Solo irradian la pura simpatía

pues tienen en sus rostros la alegría

y en sus miradas la palabra amiga.

Yo, que me quedo viéndolas callado,

le pido a mi Señor tan adorado

que eternamente, y siempre las bendiga.

Eterno amor no correspondido. Poema en sextillas.

Eterno amor no correspondido.

Reflexiono, enfatizo
y en mi mente realizo
toda clase de análisis,
y aunque la vida pasa,
tu amor es una masa
que al tiempo da parálisis.

Nunca me curaré
ni perderé la fe
ni que salgan vestiglos,
y me hallo en forma entera
a darle a esta carrera
aunque durare siglos.

Es inútil pensar
que me pueda olvidar
de este amor increíble.
Pasarán huracanes,
y entre miles de afanes
su muerte es imposible.

No muere mi esperanza
ni el corazón se cansa
de maratón mayor
en tan loca carrera,
y pese a que yo muera
¡no morirá este amor!

Nací para ser poeta. Poema.

Nací para ser poeta.

No tengo memoria expresa
de mi llegada a esta meta,
pero sí sé con certeza
que nací para poeta.

Sentí aroma a poesía
en la habitación inquieta,
y en mi ombligo se veía
enredada una cuarteta.

«¡Poeta va a ser el chico! «,
dijo mi tía Enriqueta,
y de un sentimiento rico
mi alma se hallaba repleta.

Crecí entre libros y adultos
de una preparación neta,
y leí más tres bultos
de poemas por receta.

Mi vida está siempre llena
del verso como saeta
que da exterminio a la pena
de la forma más completa.

Dios me dio la facultad
de remendar cada grieta
para que una realidad
en mi vida sea concreta.

Y sé que al tiempo pasar
recordaré esa cuarteta
que me condujo a pensar
¡¡¡que nací para poeta!!!

Yulimar Rojas: inmensa en campeonato mundial de atletismo de Doha.

Yulimar Rojas inmensa en campeonato mundial de atletismo en Doha.

Seguí, sobre todo, sábado y domingo a través de la televisión, las incidencias del campeonato mundial de atletismo que se celebró en Doha y que, por cierto, es la capital del estado árabe Qatar, uno de los países de mayores riquezas del mundo.

Confieso que viví muchas emociones cuando nuestra superatleta Yulimar Rojas alcanzó los 15.37 metros en salto triple, y se coronó campeona en la especialidad.

Igualmente, vi una carrera de fondo ganada por un ugandés, que sorprendió a los favoritos etíopes, los cuales cumplieron a cabalidad con su plan de carrera, pero al final el ugandés se les creció.

Vi muchas competencias más, pero como fanático venezolano y venezolanista, me concentré en la competencia de Yulimar, y tanto fue así, que me motivó a escribir este post a mí, que no soy especialista en deportes, (de lo cual estoy sumamente lejos).

Ver esos gestos y movimientos rítmicos y agraciados, y acompañados de unos griticos que tal vez conformen un idioma que ella misma creó, copó la escena del mundial y, pienso que , fue lo más destacado y llamativo que hubo en ese campeonato.

A su dramatización estupenda incitando y exhortando a ser aplaudida, se suman su carisma y simpatía, que cualquiera que la ve por primera vez, tiene que quedar prendado con tan exclusiva muchacha de pelo pintado de amarillo, en contraste con su piel de color.

A Dios las gracias por Yulimar, quien nos deleita cada vez que hace de gacela saltarina.

A continuación el salto triple de nuestra Gacela saltarina.

Un otoño diferente.

Un otoño diferente.

¡Qué cosa! ¿Verdad, señora?
¡Y que tratándola ahora
con el pronombre de «usted»!
Me resulta muy extraño
pues me lleva más de un año
y estoy envuelto en su red.

Siempre todos mis amores
en verdad, fueron menores,
pero usted es la primera
que me encuentro con el caso
porque me ha salido al paso,
y amarla mucho quisiera.

No sé ni cómo tratarla,
y no hallo cómo mimarla
como con todas hacía,
y me siento como un niño
que quisiera que cariño
me hiciera usted, dama mía.

En más de sesenta soles
siempre desempeñé roles
de diferencia de edades.
Usted, montada en setenta
se ve jovial y contenta,
y con vivas voluntades.

No es que yo me sienta chamo,
pero ¿cómo a esto le llamo
siendo una nueva experiencia?
Sigo cautivo en su red,
pero tratarla de «usted»
me aturde la complacencia.

Perdone, amada señora,
que yo la trate así ahora
y esté contra pared
porque es que para cumplido
usted tiene merecido
que no la trate de «usted:».

Trágico 3 de octubre para mí. Relato personal.

Trágico 3 de octubre de 2000 .

El 3 de octubre de cada año es una fecha de dolorosa recordación para mí, pues ocurrió una desgracia que resultó de impacto y conmoción en mi existencia.

Falleció una colega profesora, de nombre Elizabeth Jackabella Golindano, de 38 años, ella conducía un carrito azul Corcel y veníamos de un día de taller de escuelas bolivarianas, instituciones estas que estaban en pleno auge de implantación, y yo acepté venirme con ella en plan de copiloto.

Aclaro que veníamos de vuelta a San Juan de los Morros, a eso de las 6.35 p.m. y cuando charlábamos amenamente, en una curva de la población de Ortiz, vi con horror que cuando ella intentaba adelantar una larga gandola, el vehículo falló, y venían 2 gandolas más, ¡y de frente!

No había opción de escapar de un inminente choque de frente y, si se lanzaba al lado de la carretera, había un enorme precipicio, del que no íbamos a salir con vida.

Con desesperación, ella solo atinó a decirme, al ver la gandola a pocos metros:

_¡Nos embromamos, @lecumberre!

Yo cerré los ojos, y con una inspiración del alma, dije para mis adentros:

-¡Mi Dios querido!

¡Y sucedió el choque de frente! El estruendo fue espantoso, y salí lanzado por los aires, para caer a unos 20 metros, salvándome la vida de manera milagrosa.

Detrás venía un autobús como con 30 docentes, que también habían acudido al taller, y todos se dirigieron al pequeño carro, y en el puesto posterior, estaba el cuerpo de Jackabella. Alguien preguntó por mí, que dónde había parado, y vieron también, horrorizados como un hombre todo vuelto y envuelto ensangre, salía de un matorral donde había caído.

Recuerdo que una sobrina mía, llamada Ángela Rodríguez consiguió una toalla, y me limpió un poco la sangre. Consternados, nos llevaron al hospital de Ortiz. Vi cuando un médico se le afincó en el abdomen a ella, que estaba sobre una camilla, y este comentó:

-Ha fallecido.

A mí se me fueron los tiempos y cuando reaccioné, estaba casi llegando al hospital de San Juan de los Morros.

Cuando llegué, había una cantidad exorbitante de personas esperando para saber qué había pasado, y saludé a quienes pude, y entre la multitud reconocí a mi hermano Juan Celestino.

No fue tanto lo que me pasó. 3 costillas fracturadas, una herida en la frente, de 13 puntos de sutura, y escoriaciones sin importancia.

Hoy es un día triste, amargo, estremecedor, reflexivo y, sobre todo, muy doloroso para mí.

Cuando se resiente el alma. Poema original.

Cuando se resiente el alma.

Aunque luzcamos prendidos
y expresemos mucha calma,
por dentro estamos perdidos
cuando se resiente el alma.

Es inútil la apariencia
de una dicha simulada
porque esta amarga experiencia
no la cura casi nada.

De nosotros una parte
bien importante se acaba
y hasta el vibrante estandarte
entre los vientos se traba.

Es dolor en pleno centro
que en silencio se agiganta,
da con la pena un encuentro
y se frena en la garganta.

Es producto de una acción
de engaño y desesperanza
que nos da una sensación
de pérdida en la confianza.

Todo resulta peor
y no tiene menor pausa
si es por culpa del amor
o de decepción la causa.

Es un dolor similar
en el hombre y en la dama,
que por el tanto confiar
se traiciona cuando se ama.

Yo me he sentido en tal modo,
que me he encerrado en mi casa
a sufrir por casi todo
lo que en consecuencia pasa.

Por el mucho haber querido
es que perdemos la calma
y el pecho queda sufrido
cuando se resiente el alma.

Glosa de «Arpa».

Glosa de Arpa.

Te quiero porque te quiero,
porque naciste en el llano
junto a la palma moriche
con su bailar provinciano.
(Eduardo Serrano).

Arpa, suena tus bordones
con tus melodiosos tiples
que producen brillos triples
en las más bellas canciones.
Me produces emociones
con tu timbre tan certero
que resuena en el cuerdero
y hace verte tan hermosa,
oh prieta tan buenamoza,
TE QUIERO PORQUE TE QUIERO.

Arpa, me has acompañado
en mis dichas y mis cuitas,
y las lunas más bonitas
con música has adornado.
Elevo a mi Dios sagrado,
entusiasmado la mano
porque al ser Rey soberano,
me ha dado dicha mayor
y es un resaltante honor
PORQUE NACISTE EN EL LLANO.

La reina de las revueltas,
arpa, te han denominado
porque en cambio inesperado
diferentes pasos sueltas.
Entre vueltas y más vueltasl
llega fuerte olor a miche,
y el arpa da luz al suiche
porque en el llano, mi prieta,
creciste en forma completa
JUNTO A LA PALMA MORICHE.

Tiples, tiples, cascabel,
risa que en la brava tierrra
el grato sabor encierra
y hace espelucar la piel.
Arpa de recio tropel
que cabalgas por el llano,
sigue sonando temprano
que la prieta se estremece
y se retuerce y se mece
CON SU BAILAR PROVINCIANO.

Vuelo al pasado. Décimas.

Vuelo al pasado.

Lleguémonos al pasado
a ser felices de nuevo,
tranquila, que yo te llevo
firme a tu mano agarrado.
Otra vez enamorado
veré tu rostro sonriente
mientras que en modo ferviente
vivimos el esplendor
de ese tan feliz amor
negado por el presente.

Las aves de nuestra historia
retornarán con sus trinos
a alegrar nuestros caminos
con la más dulce memoria.

Escucharé con euforia
tu linda voz afinada,
y observaré en tu mirada
los brillos de la alborada
que entre luz y poesía
será luz de la alegría
en tu sonrisa pintada.

Volveremos a marchar
felices y muy unidos
por esos campos floridos
de tu tierra singular.
De tu mágico cantar
tendré los más lindos temas,
y llenaré de poemas
la tarde serena y clara,
y lunares de tu cara
volverán a ser emblemas.

Emprendamos ese viaje
con ayuda en la ocasión
de nuestra imaginación
guiada por cada paisaje.
Iremos sin equipaje,
y en el destino seguro
pediremos al sol puro
que borre nuestro presente
y que, decididamente,
nos traslade hacia el futuro.

Vuelo al pasado. Décimas.

Vuelo al pasado.

Lleguémonos al pasado
a ser felices de nuevo,
tranquila, que yo te llevo
firme a tu mano agarrado.
Otra vez enamorado
veré tu rostro sonriente
mientras que en modo ferviente
vivimos el esplendor
de ese tan feliz amor
negado por el presente.

Las aves de nuestra historia
retornarán con sus trinos
a alegrar nuestros caminos
con la más dulce memoria.

Escucharé con euforia
tu linda voz afinada,
y observaré en tu mirada
los brillos de la alborada
que entre luz y poesía
será luz de la alegría
en tu sonrisa pintada.

Volveremos a marchar
felices y muy unidos
por esos campos floridos
de tu tierra singular.
De tu mágico cantar
tendré los más lindos temas,
y llenaré de poemas
la tarde serena y clara,
y lunares de tu cara
volverán a ser emblemas.

Emprendamos ese viaje
con ayuda en la ocasión
de nuestra imaginación
guiada por cada paisaje.
Iremos sin equipaje,
y en el destino seguro
pediremos al sol puro
que borre nuestro presente
y que, decididamente,
nos traslade hacia el futuro.

Conozca la variante de joropo «El cunavicheo».

Conozca la variante de joropo El cunavichero.

Como lo indica su nombre, es un joropo que recibe el nombre del gentilicio de los pobladores de ese pueblo apureño, llamado Cunaviche. Apure es un estado llanero, ubicado al suroeste de Venezuela.

Para simplificar más aún la enseñanza de las variantes del joropo, se va a tratar cada paso, sin repetirlo por escrito.

Secuencia de notas para tocar El cunavichero:

1.- Si menor.
2.- 7ma. de fa sostenido.
3.- Si menor.

4.- 7ma. de si.

5.- Mi menor.
6.– Si menor
7.- 7ma. de si.
8.- Si menor.

Ahora se presenta el cunavichero más conocido de todos los tiempo que, justamente se llama El cunavichero, y en la voz de uno de los más grandes cantantes y compositores de música criolla de todos los tiempos, Eneas Perdomo.

Es la variante de hoy, y le pido a Dios sus bendiciones de cada día.